EL ENCUENTRO EN MEDIO DE LA PANDEMIA

En medio de la crisis sanitaria que estamos atravesando a nivel mundial por el covid-19, y a nivel nacional desde comienzos de marzo con la llegada del virus, hemos visto cómo se han ido tejiendo nuevos espacios de encuentro, no nos resulta ajeno el sufrimiento de tantos, pero hemos asumido el desafío de una nueva cultura del cuidado, que nos invita a salir de nosotros mismos, a ser creativos para seguir conectados y a ser parte de una sociedad que anhela el bien común.

Con esta nueva tarea que nos atañe a todos, en nuestra residencia universitaria se ha ido gestando un nuevo espacio de encuentro en medio de la pandemia. Las diez jóvenes que han permanecido en nuestra casa, que cotidianamente comparten desde sus estudios, en este tiempo han asumido nuevas responsabilidades dentro de casa, se organizan para la limpieza, para hacer alguna nueva receta en la cocina, un taller de bordado o ver alguna película, han compartido algunos de estos momentos junto a la comunidad religiosa, además de encontrarse en algunos espacios de oración, como el triduo pascual o la fiesta de la inspiración, propia de nuestro carisma.

En este clima de fraternidad y de mutuo acompañamiento, permanecemos juntas, con todas las precauciones para evitar los posibles contagios, atentas a la realidad nacional y con la esperanza de que todo saldrá bien y volveremos a reencontrarnos.

EL ENCUENTRO EN MEDIO DE LA PANDEMIA

En medio de la crisis sanitaria que estamos atravesando a nivel mundial por el covid-19, y a nivel nacional desde comienzos de marzo con la llegada del virus, hemos visto cómo se han ido tejiendo nuevos espacios de encuentro, no nos resulta ajeno el sufrimiento de tantos, pero hemos asumido el desafío de una nueva cultura del cuidado, que nos invita a salir de nosotros mismos, a ser creativos para seguir conectados y a ser parte de una sociedad que anhela el bien común.
Con esta nueva tarea que nos atañe a todos, en nuestra residencia universitaria se ha ido gestando un nuevo espacio de encuentro en medio de la pandemia. Las diez jóvenes que han permanecido en nuestra casa, que cotidianamente comparten desde sus estudios, en este tiempo han asumido nuevas responsabilidades dentro de casa, se organizan para la limpieza, para hacer alguna nueva receta en la cocina, un taller de bordado o ver alguna película, han compartido algunos de estos momentos junto a la comunidad religiosa, además de encontrarse en algunos espacios de oración, como el triduo pascual o la fiesta de la inspiración, propia de nuestro carisma.
En este clima de fraternidad y de mutuo acompañamiento, permanecemos juntas, con todas las precauciones para evitar los posibles contagios, atentas a la realidad nacional y con la esperanza de que todo saldrá bien y volveremos a reencontrarnos.