FIESTA DE LA VIRGEN DEL CARMEN CANELA

Virgen del Carmen Bella, Madre del Salvador
De tus amantes hijos, oye el cantar de amor…
Junto a ti nos reúnes, nos llamas con tu voz
Quieres formar de Chile, un pueblo para Dios…
Somos un pueblo en marcha, en busca de tu luz
Guíanos Madre nuestra, llévanos a Jesús…

Virgen del Carmen Bella, Madre del Salvador
De tus amantes hijos, oye el cantar de amor…
Junto a ti nos reúnes, nos llamas con tu voz
Quieres formar de Chile, un pueblo para Dios…
Somos un pueblo en marcha, en busca de tu luz
Guíanos Madre nuestra, llévanos a Jesús…

Las hermanas Teresianas, María Bariain, Luisa Molina y Karen Vargas, junto a las comunidades cristianas de ambas Canela se unieron y reunieron el día 16 de julio para que la “Carmelita o Chinita”, saliera de su casa: “Capilla de Canela Alta”. (Esta capilla está bajo la protección de la Virgen del Carmen). 

A eso del medio día, la imagen con sus mejores atuendos – que son especiales para esta ocasión- fue colocada en la camioneta que la llevaría a recorrer los caminos y calles de Canela Alta y Canela Baja y sus alrededores.  En caravana y acompañados de una muy buena amplificación nos fuimos a recorrer los caminos. Nuestra cortina musical durante todo el recorrido fue “Virgen del Carmen bella”, esta canción era quien anunciaba la pronta llegada de nuestra señora.  

En este recorrido (así lo demuestran las fotos), nos fuimos encontrando personas asomadas en la ventana de sus casas, grupos que se habían organizado preparando un altar y agrupadas con las correspondientes medidas sanitarias esperaban el paso de Carmelita con globos y pañuelos blancos; ancianos en sillas de ruedas o sentados frente a sus casas preparados/as para el respectivo saludo. Al seguir nuestro lento recorrido por las calles de Canela se acerca un niño, sale de su casa con un ramo de flores preparado para la madre de Jesús, se aproxima con su regalo y lo pone a los pies de Nuestra Señora del Carmen. Es difícil expresar en breves líneas lo que iba provocando el paso de nuestra patrona la Virgen del Carmen, la emoción es difícil de describir. 

Al llegar a Canela Baja, a las puertas de la casa parroquial, los tres sacerdotes del Verbo Divino rezaron junto a la comunidad cristiana canelina por nuestro país y por la Comuna de Canela. El párroco, Pbro. Janusz Rozalski, impartió la bendición en un primer momento a toda la Comuna y luego a todo Chile. 

Las hermanas Teresianas, María Bariain, Luisa Molina y Karen Vargas, junto a las comunidades cristianas de ambas Canela se unieron y reunieron el día 16 de julio para que la “Carmelita o Chinita”, saliera de su casa: “Capilla de Canela Alta”. (Esta capilla está bajo la protección de la Virgen del Carmen). 
A eso del medio día, la imagen con sus mejores atuendos – que son especiales para esta ocasión- fue colocada en la camioneta que la llevaría a recorrer los caminos y calles de Canela Alta y Canela Baja y sus alrededores.  En caravana y acompañados de una muy buena amplificación nos fuimos a recorrer los caminos. Nuestra cortina musical durante todo el recorrido fue “Virgen del Carmen bella”, esta canción era quien anunciaba la pronta llegada de nuestra señora.  
En este recorrido (así lo demuestran las fotos), nos fuimos encontrando personas asomadas en la ventana de sus casas, grupos que se habían organizado preparando un altar y agrupadas con las correspondientes medidas sanitarias esperaban el paso de Carmelita con globos y pañuelos blancos; ancianos en sillas de ruedas o sentados frente a sus casas preparados/as para el respectivo saludo. Al seguir nuestro lento recorrido por las calles de Canela se acerca un niño, sale de su casa con un ramo de flores preparado para la madre de Jesús, se aproxima con su regalo y lo pone a los pies de Nuestra Señora del Carmen. Es difícil expresar en breves líneas lo que iba provocando el paso de nuestra patrona la Virgen del Carmen, la emoción es difícil de describir. 
Al llegar a Canela Baja, a las puertas de la casa parroquial, los tres sacerdotes del Verbo Divino rezaron junto a la comunidad cristiana canelina por nuestro país y por la Comuna de Canela. El párroco, Pbro. Janusz Rozalski, impartió la bendición en un primer momento a toda la Comuna y luego a todo Chile. 

¡Todo por Jesús!  y ¡Viva la Virgen del Carmen!