El Movimiento Teresiano Apostólico (MTA) es una asociación internacional privada de laicos, de derecho pontificio, que participa del carisma teresiano de Enrique de Ossó. Tiene como fin evangelizar las estructuras temporales, siendo cristianos de veras en el propio ambiente. De esta manera, laicos comprometidos en la Iglesia, hacen posible “conocer y amar a Jesús y hacerlo conocer y amar”, como se expresa en los Estatutos.

El MTA fue fundado por Enrique de Ossó y Cervelló, sacerdote, catequista y maestro de oración. Enrique de Ossó fue un hombre de su tiempo, afectado por los acontecimientos que se desarrollaban en la España del siglo XIX, en la que la sociedad experimentaba un profundo cambio: surgía la Institución Libre de Enseñanza, el Movimiento Obrero, los partidos políticos y un ateísmo generalizado que introducía gérmenes de secularización social… Ante ello, Enrique de Ossó no actuó como
mero espectador sino que, decidido a trabajar por el Reino, crea la Archicofradía Teresiana en 1873, un grupo de mujeres jóvenes con el deseo de vivir un cristianismo verdadero. Ellas entendieron la sensibilidad y empeño de Enrique de Ossó en cristianizar las estructuras en una sociedad que daba la espalda a Dios. Su lema: “Ser cristianas de veras en el propio ambiente”.

Tras la Archicofradía, Enrique de Ossó fundó otras asociaciones: La Hermandad Josefina, el Rebañito del Niño Jesús y la Compañía de Santa Teresa de Jesús.

El MTA, como evolución de la Archicofradía nació en 1977, fecha en la que la Asociación crea sus primeros Estatutos, aprobados el 12 de julio de ese mismo año por el Pontificium Consilium pro Laicis. En marzo de 2010 ante el Consejo Pontificio para laicos se realizaron las modificaciones a los Estatutos.

Desde la llegada de las primeras hermanas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús a Chile en 1916, la Archicofradía de las Hijas de María y Teresa de Jesús y el Rebañito del Niño Jesús, se hicieron presentes en nuestro país. Junto a los colegios Teresianos vivió el Movimiento la evolución que se estaba dando a nivel general. A partir de 1969 en los Colegios Teresianos se empezó a llamar a la Archicofradía con el nombre de MTA (Movimiento Teresiano de Apostolado). También se le dio el estilo actual de un Movimiento de Iglesia, fundándose en los colegios teresianos y en distintas parroquias.

El MTA es un solo Movimiento y sus miembros, según las edades, se incorporan en diversas ramas:

Amigos de Jesús: niños y niñas que se inician en el conocimiento y amor a Jesús en el apostolado.
Jóvenes: preadolescentes, adolescentes y jóvenes que viven en grupo su vida cristiana y ejercen un apostolado en forma organizada.
Comunidades: adultos y jóvenes capaces de asumir un compromiso serio de vida y testimonio cristiano.

El Movimiento Teresiano Apostólico (MTA) está presente en Chile de norte a sur:

  • Norte: Canela e Illapel
  • Centro: Santiago
  • Sur: Nacimiento, Los Ángeles y Temuco

Su EQUIPO NACIONAL está conformado por la Coordinadora Nacional Sra. Patricia Orellana; Vicecoordinadora Sra. Andrea Casamayor; Tesorera Srta. Patricia Alveal; Enlace Jóvenes Srta. Manuela González; Apoyo sr. Ricardo Salazar y como Asesora Nacional la Hna. Marcia Briñero U.

Como Movimiento laical y según nuestros Estatutos tenemos algunos compromisos:

– La oración personal diaria.
– La participación en la vida litúrgica y sacramental de la Iglesia.
– La lectura de la Palabra de Dios y de los escritos de Teresa y Enrique.
– La misión apostólica y la implicación en la transformación de la realidad.
– La pertenencia a un grupo o comunidad del MTA.
– La contribución a las necesidades económicas del Movimiento.
– La participación responsable en la organización del Movimiento.